Expertos en la reparación de todo tipo de máquinas de soldar en Sevilla, podemos contarte que en la actualidad existen varios tipos de soldaduras, entre ellas está la soldadura TIG, las siglas en inglés de Tungsten Inert Gas, y es un tipo de soldadura que se realiza mediante la utilización de un electrodo no consumible de tungsteno.

Para este tipo de soldadura se utiliza un arco de tipo eléctrico que es el que aporta la energía que se crea entre la pieza que se va a soldar y el electrodo con una envoltura de protección con un gas inerte (o bien argón o bien helio).

Una de sus principales ventajas es que se puede utilizar en cualquier tipo de material, incluidos el aluminio, el magnesio y todo aquel material que sea susceptible de oxidarse, como por ejemplo el titanio.

Otra de sus ventajas está en que, entre la gran resistencia del tungsteno a las altas temperaturas y la protección del gas del electrodo, sufre muy poco desgaste. Además, los cordones resultantes de la soldadura son dúctiles y muy resistentes, y también ofrecen una gran resistencia ante la corrosión.

Por otro lado, las soldaduras que genera son mucho más uniformes y limpias ya que, gracias a la atmósfera inerte, se consigue evitar prácticamente en su totalidad la aparición de humo facilitando de forma notable la visión del soldador sobre la superficie que se está soldando.

En el resultado final de la soldadura, la tasa de deposición es menor a la habitual en otro tipo de soldaduras por lo que se utiliza en trabajos donde el aspecto visual final debe ser perfecto.

Expertos en la venta, instalación y reparación de todo tipo de máquinas de soldar Sevilla, en Dikesol, estamos a tu disposición para resolver todas tus dudas y para prestarte todo tipo de servicios especializados.